Reseña de «Transcrepuscular», la adaptación al cómic de la novela de Emilio Bueso

La adaptación al cómic de la novela «Transcrepuscular», de Emilio Bueso, ha conseguido ser notable, y Jordi Pastor lo demuestra en esta novela gráfica.

Las adaptaciones a novela gráfica de obras literarias están en auge, ya sean historias clásicas o contemporáneas. Coger a un personaje, autor o, en su defecto, el libro en sí, parece ser una apuesta que a los lectores de ambas zonas literarias nos encanta.

Sin irnos muy atrás, tenemos la reciente Matadero cinco en Astiberri, dibujada por Albert Monteys y guionizada por Ryan North, que nos deja un enfoque de la novela original escrita por Kurt Vonnegut (este mismo mes de marzo se reedita este clásico por Blackie Books); el antiguo mito de Beowulf, que llegó a inspirar a autores como J. R. R. Tolkien y ahora lo adaptan en Astiberri David Rubín (al dibujo) y Santiago García (al guion); El club de la lucha, escrita por el implacable Chuck Palahniuk (En Lit. Random House, y ahora, El día del ajuste, 2021), que continúa la obra y ya va por su segunda entrega en adaptación gráfica por el dibujante Cameron Stewart y que nos la trae a España Reservoir Books; Rompepistas, novela de Kiko Amat adaptada en guion y dibujo por Rosa Codina y traída por La Cúpula, editorial donde también encontramos la adaptación de la escritura alcohólica y llena de nicotina de Charles Bukowski realizada por Matthias Schultheiss, titulada Bukowski. Ahora le toca el turno a Transcrepuscular.

La simbiosis entre Emilio Bueso y Jordi Pastor

Emilio Bueso lleva muchos escritos a su espalda. Destacamos su colección de relatos Ahora intenta dormir (Valdemar, 2015) y su novela Extraños eones (Valdemar, 2014), una obra que bebe de los Mitos de Cthulhu con ambientación en La ciudad de los muertos. Su última publicación ha sido la trilogía de Los ojos bizcos del sol que finalizó el año pasado con Subsolar y que publicó en Gigamesh, cuya primera parte, Transcrepuscular, nos viene a cuento ahora porque Jordi Pastor se atrevió a darle forma y color a este mundo biopunk creado por Bueso.

Jordi me sonaba de algo; empecé a hacer memoria y a mirar su bibliografía y entonces caí en la cuenta de aquel cómic publicado en 2017 por Astiberri, Catálogo de Bunkers, donde puso el color y el dibujo. Y es que resulta que también lleva mucha historia consigo… Empezó dibujando storyboards, ilustrando alguna que otra cubierta de libros, y entre otras cosas, carteles para festivales. Puede que te suene por haber dibujado La chica del templo (Sapristi), Rubor (La Cúpula) o la antología negra BCN Noire (Norma), o por haber guionizado Vaquero (Ponent Mont) o Padre (Quarentena).

En Transcrepuscular todo empieza con el robo de un artefacto de gran valor que se custodiaba en el Palacio. El ladrón cabalga a lomos de una serpiente voladora hacia el Agujero del Mundo, un lugar que todo el mundo teme. El Alguacil deberá ir tras él y recuperar ese objeto tan valorado acompañado de un grupo muy peculiar. Esta novela nos da un mundo donde todo está creado mediante insectos. Se utilizan armaduras creadas con el caparazón de un escarabajo, libélulas usadas como montura, caracoles simbiontes que se adhieren a sus portadores y les dotan de habilidades sobrehumanas y recuerdos que destaparán imágenes del pasado.

Análisis del argumento y dibujo


Por otro lado, la trama Transcrepuscular nos entremezcla los personajes, sus aventuras y el conocimiento de la ambientación por la que corretean para ofrecer un argumento profundo, variado, llamativo y vivo donde no decae la información y la intriga. Que Emilio experimenta con nuevas estructuras sintácticas mediante un lenguaje espontáneo y vacilón se sabía. Pero que Jordi Pastor haya conseguido coger esa esencia y plasmarla en un cómic… Es otra cosa. Pastor hace tan suya la obra como la pudo hacer Bueso en su día. Donde la narrativa gráfica nos va mostrando un resumen de diferentes capítulos de la obra original de manera suave, otra lo hace más bruta. Y es que, en esencia, son exactamente lo mismo: raro de cojones.

La gran ambientación ficticia de la obra original hace que Jordi lleve a cabo una elucubración de lo más impresionante, ya que tendrá que dejar de lado parte de la narración para condensar el cómic y hacer que sea ágil, extrayendo diálogos textuales del libro e ir creando otros enteramente flamantes.

Quizá mi fallo haya sido no separar géneros y leer el cómic como adaptación en vez de como novela gráfica. Como tebeo funciona a la perfección, de hecho creo que es una maravilla como tal, pero a modo de transformación es evidente que el autor y yo tenemos una imaginación totalmente contraria. He echado de menos más fondos de viñetas llenas de matices, de detalles, de objetos, tan visuales como lo fueron las novelas en mi cabeza. El uso de globos de texto o viñetas de casi una página hacen que la narración sea coherente y fluida, que se liguen las páginas con viñetas cerradas sin ningún número concreto de ellas o splash pages muy bien definidos. Pero de ritmo irregular o de composiciones que rompen la línea de continuidad a lo largo de la historieta.

Transcrepuscular ha conseguido una adaptación notable

Jordi Pastor ha realizado un trabajo muy personal y propio, con un colorido de espantosa genialidad y que sin duda su dominio de la paleta de colores se lleva la mejor parte. Se aparta totalmente del libro y eso puede gustar más o menos, pero si lo piensas fríamente, ha sabido recrear, y respetar, el mundo de Emilio Bueso. Pero no ha sido para mí; me gustó demasiado Transcrepuscular y me faltó un empujoncito más para que terminase de arrancar esta adaptación. ¿Quiere decir todo esto que no me haya gustado? Joder, ni yo lo sé todavía y lo leí casi en su fecha de salida. No es fácil adaptar mundos de ciencia ficción tan inmensamente imaginarios y originales y aquí se nota que Pastor tiene un gran potencial. ¿Que si querría ver una segunda parte con Antisolar? En eso te diría que sí, aunque suene contradictorio o extraño.

Ediciones Gigamesh, 2020
Edición en cartoné
Adaptación y dibujo de Jordi Pastor
+
pin-ups de varios artistas
Obra original de Emilio Bueso
Ilustración de cubierta de Corominas