«Proyecto Hail Mary» de Andy Weir: un libro increíble de ciencia ficción

La última novela del escritor de «El Marciano», que será llevada al cine por Phil Lord y Chris Miller, nos pone en la piel de Ryland Grace, el único superviviente de una tripulación que se embarcó en una misión desesperada por salvar a la humanidad.

El compositor británico Steven Price ganó los premio Óscar y BAFTA a la mejor banda sonora en 2014 por el álbum de la película «Gravity».

Uno de los géneros derivados de la literatura de ficción más querido a lo largo de los años ha sido la ciencia ficción, que consigue su mayor auge en la segunda mitad del siglo XX gracias a la asombrosa evolución tecnológica y científica a la hora de especular sobre el futuro.

La tercera obra de Andy Weir vuelve a retomar el papel principal de un personaje en soledad, aislado y que se encuentra en situación de alto riesgo. Se abre el primer capítulo con el despertar de Ryland Grace, nuestro querido astrobiólogo, con una salud nefasta y una amnesia de cojones, siendo cuidado por médico-robots. Solo está seguro de que ha estado en coma mucho tiempo, y que no recuerda nada del por qué está ahí, cuál es su cometido o qué debe hacer. Poco a poco, con el paso de los días, a millones de kilómetros de su hogar y con la única compañía de dos cadáveres, irá recuperando los recuerdos en una narrativa de exploración y conocimiento recorriendo el espacio en una pequeña nave. Cuando descubre que un organismo unicelular amenaza su planeta natal entra en pánico, pero lo único que le queda es recabar información sobre esta rara amenaza y enviar la información a la Tierra. En este largo camino hacia el fin de la Tierra nos toparemos con las clásicas preguntas que la astrobiología se ha hecho a lo largo de los siglos: ¿Cómo surge la vida, cómo evoluciona y se desarrolla? ¿Hay vida en otros lugares?

La novela relata un mundo imaginario que narrativamente se pasea por las ciencias físicas y naturales, girando en torno a la cercana extinción del ser humano. Es una obra que se pasea por la ciencia ficción hard, aunque lo más admirable del autor es que su exploración y explicación de los métodos científicos utilizados están expuestos de manera clara y autodidacta para que ningún lector se pierda en el intento de entender el proceso de avance del protagonista.
La narración está cargada de giros argumentales en ambas líneas temporales: pasado y presente se unen para desembocar en un caos mental y físico en el último trayecto de la novela. No dejan de ocurrir situaciones que no dan tregua a ninguno de los personajes (y eso que ya pasamos el trayecto de algunas revelaciones tras los largos tiempos de misterio) que, en vez de resultar abrumador, te hace leer a todo gas al ritmo que Andy Weyr quiere. Sentirás la confusión y la locura, la esperanza y la rabia, de cada uno de los capítulos a la par que Ryland nos muestra cómo empezó esta loca iniciativa del proyecto Hail Mary encomendado por Stratt, mujer de armas tomar que no podría tener mejor desarrollo a lo largo la historia.


«¿Qué está pasando? Quiero averiguarlo, pero no tengo mucho en lo que basarme. No veo nada. No oigo nada más que el ordenador. Ni siquiera puedo sentir nada».

Extracto de Proyecto Hail Mary

La importancia de la comunicación

En el caos interplanetario que es Proyecto Hail Mary, Andy Weir fusiona lo extraterrestre con el viaje en el espacio para formar un argumento de intensa experiencia emocional hacia lo desconocido, a la vez que a la curiosidad por conocerlo. La importancia de la comunicación en esta obra es clave, generando un intercambio de lenguajes que van envolviendo la trama para formar una relación. No he podido evitar recordar los pasajes de la película La llegada, exactamente cuando el Gobierno de los Estados Unidos se ve obligado a contratar a una lingüista para poder comunicarse con la supuesta amenaza extraterrestre; por el contrario, en Proyecto Hail Mary el protagonista se ve obligado a aprender de cero un idioma nuevo para poder completar su misión de salvar a la Tierra. Tiene a la humanidad en sus manos, y no solo a ella, si no a otras posibles razas del universo. El intenso viaje emocional que hace que Ryland Grace recorra las estrellas de la manera más visual posible recuerda a la película Interestelar. Proyecto Hail Mary es una novela digna de escenas cinematográficas que narra una aventura de supervivencia llena de amor por la ciencia y por la importancia de las pequeñas cosas. Una obra escrita en primera persona que te hace partícipe de cada avance y decisión que todo el elenco de personajes va mostrando.

Tvoió zdorovie! Lo cómico de lo catastrófico

Dos mundos en peligro, multitud de enigmas por resolver, diferentes retos que afrontar… Lo cómico de lo catastrófico es el afán de supervivencia y salvación que recorre el cuerpo humano en cuanto algo se escapa de su control, sobre todo si son problemas que podrían haberse solucionado con previa alarma. Tenemos dos personajes que se toman el horror que acecha con humor, bebiendo vodka y brindando por los avances obtenidos, pero nada de ello es suficiente, y más de una simulación de la nave ha llegado a dar fallos gravísimos.

Proyecto Hail Mary, en palabras de George R. R. Martin, es la aventura interespacial que habría deleitado a Isaac Asimov y a Robert A. Heinlein.