Mort (Mundodisco IV), de Terry Pratchett: la primera aparición de la Muerte

Publicada en 1987, Mort es la cuarta entrega de la saga Mundodisco, escrita por Terry Pratchett. Conoce a la Muerte en su primera aventura como protagonista.

Mort es un muchacho con poca habilidad a la hora de dedicarse a un oficio; digamos que su ambición no está del todo desarrollada. Por ello, su padre decide llevarle a la ciudad para buscarle un maestro y un trabajo digno en el mercado laboral. Por sus escasas cualidades, Mort es ignorado hasta que llega a él una figura negra y misteriosa sobre un caballo. Esta figura, conocida como la Muerte, hará todo lo posible por convencer al joven muchacho y así hacer que se una a ella como aprendiz y desarrollar sus capacidades en un oficio totalmente distinto a lo corriente. Por primera vez, la personificación de esta figura esquelética será la protagonista, llegando a tener su propia saga, además de estar presente esporádicamente en todas las novelas del disco.

La Parca está más viva que nunca

La introducción de esta novela nos llevará a conocer el Mundodisco desde una perspectiva distinta a la de anteriores novelas, ya que gracias a los cambios geográficos continuos en la narración conoceremos la gran complejidad y la abundante variedad del espacio entre la ciudad de Ankh-Morpork, el mundo de la Muerte, los problemas sociales de pequeños reinos asentados por el resto de provincias y, entre otros, las características atmosféricas.

Comenzamos en las Montañas Carnero donde conocemos a un muchacho torpe que está visitando una feria local de contratación en compañía de su padre, ya que este no veía capacitado a su hijo para ejercer en el oficio familiar. Llega una extraña figura a lomos de un caballo blanco y, tras aterrizar, elige al pequeño Mort como aprendiz, y entonces es cuando se desvela su identidad bajo la capa negra, y vemos que la Parca está más viva que nunca. Ya en tierras mortíferas, Mort conoce a Albert, un peculiar anciano que es sirviente de la Muerte, y a su hija adoptiva, Ysabell.
Uno de sus trabajos como emisario del mal será recoger el alma de una princesa, hija de un rey que ha sido asesinado, lo que le hará conocer a diferentes magos y, por fin, se desvelará la identidad del creador de la Universidad Invisible. Ya en el tramo final, veremos cómo la Muerte es capaz de tener conversaciones con los dioses y, gracias a ellos, cambiar las realidades alternativas que se pudiesen crear.

Que Terry Pratchett me parece un genio a la hora de dominar una pluma sencilla y ágil, pero a la vez llena de complejos detalles argumentales repletos de humor, ironía y sátira, no es ningún secreto. En este libro no iba a ser menos, donde cabe destacar el ideal y carácter de la Muerte por intentar comprender las costumbres humanas, entre ellas, la diversión ligada a beber alcohol hasta vomitar y escupir el hígado o el sentido de estar rodeado de un grupo de personas para no sentir soledad. Como de costumbre, Pratchett toca temas completamente humanos y reales con un tono sarcástico y muy divertido, sin capítulos, todo de golpe, simplemente con separación de párrafos y multitud de notas a pie de página que harán de complemento al hilo argumental.


El control de situaciones que tiene Terry Pratchett para llevar su historia al límite y hacia un borde peligroso que grita pérdida de ritmo volverá a estar presente, y la calidez narrativa no hace más que crecer a pasos agigantados con el paso de sus obras.

En definitiva, Mort es una historia repleta de magia, de humor y de sarcasmo que se mueve por los fenómenos atmosféricos y los desastres espacio-temporales que harán del texto una lectura más compleja y real llena de ocultas verdades de nuestro día a día.